4 jun. 2013

Análisis de la sensibilidad



“¿No experimenté ya que un corazón sensible 
no puede olvidar jamás lo que lo hizo descubrir 
la pasión de que era capaz y que no conocía? 

¿Que todos sus afectos y emociones están arraigados
profundamente en el ídolo que los creó? 
¿Que sus primeras impresiones y heridas 
no se pueden cicatrizar, ni extinguirse?

¿Que todas las nuevas pasiones 
que con todas sus fuerzas 
tratan de satisfacerlo y contentarlo,
le prometen vagamente
una sensibilidad que no recuperará jamás? 

¿Que todos los placeres que busca, 
sin ningún deseo de encontrarlos, 
no sirven sino para convencerlo 
de que nada le es tan querido 
como el recuerdo de sus penas?”

“Me parece que no será muy agradable 
ver a sus amadas distraídas por mil frivolidades 
y que es preciso tener muy poca sensibilidad de alma 
para soportar, sin rabia, que ellas sólo hablen 
de reuniones, de atavíos y de paseos. “

Mariana Alcoforado 

No hay comentarios:

Publicar un comentario