27 jun. 2013

Madre envergadura







...la madre envergadura esencialmente humana,
grandeza de conjunto y evocación. 
Obra carnal y delirante de la mujer que crea el hombre que soñó 
y no pudo hallar, que lo crea con carne de su carne 
y alma de su alma, escultora sublime
que consigue animar, realizar, 
superarse a sí misma en la suprema creación. 
Y esta creación casi sobrehumana, 
enfrentada con el presente mundo, 
arrojando en medio de él la catapulta de su gran personalidad, 
de su fuerza desbordante, 
de su alma adelantada al trote de la especie, 
este hombre, hijo del anhelo de ideal de una mujer, 
adquiere el simbolismo
y la grandeza eterna de la perenne sed
y la inquietud continua de la Humanidad.
Nardo, como Clara, han venido también antes de tiempo. 
Su problema tampoco es un problema del mundo en que vive, 
de la época en que se adelantó. 
Y como el de la madre,
es también un problema sin solución, 
un problema que lo deja solo, aislado y formidable,
frente a la Humanidad....

"El hijo de Clara"

No hay comentarios:

Publicar un comentario